La zona del país más conflictiva en cuestión de inseguridad para la carga transportada en ferrocarril es la central, y más aún lo son Querétaro y Guanajuato, tan sólo en este último se dio el 80% de los robos sufridos por Ferromex, aseguró su Director General, Rogelio Vélez, en su participación en el XVI Foro Nacional del Transporte de Mercancías, organizado por la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP).

El directivo reveló que desde 2008 se incrementó este problema para la carga ferroviaria en el país y ya han identificado el modus operandi de las bandas criminales, integradas en su mayoría por mujeres y niños.

Vélez afirmó que un 68% de los ataques se realiza a través de cierres angulares en los cruces urbanos, es decir, el cierre de las válvulas de los frenos de las locomotoras, por lo que la máquina se tiene que parar hasta que se repare esta avería y es ahí cuando se sufren los robos.

Un 30% se realiza cuando en las vías principales se instalan barricadas con maderas, llantas, carros viejos. Un 2% se trata de robos a los señalamientos y materiales de vía, que provocan por ende accidentes importantes.

El directivo señaló que al mes se llevan a cabo alrededor de 740 robos y que en un acumulado en el año suman alrededor de nueve mil de ellos, principalmente en la zona del Bajío mexicano.

Muchos de ellos se deben a la ausencia de libramientos que circunden las zonas urbanas donde transitan que, al cruzar por ahí, tienen que disminuir su velocidad. Tal es el caso del aún inconcluso libramiento de Celaya, frenado por falta de recursos públicos. Las propias empresas, como Ferromex, han dicho que destinarán recursos propios para concluir esta obra ferroviaria.

Tras experimentar un crecimiento en el robo de la carga ferroviaria, Ferromex ha instalado “planes estratégicos” como operativos con la policía federal, “pero no han sido suficientes para poder mejorar o erradicar este problema”, dijo Vélez.

“Tenemos grupos coordinados, compartimos mucha información de inteligencia, para poder atacar a las bandas y el desmantelamiento de los grupos”, aseguró el directivo de Ferromex. Es así que se han creado dos unidades de reacción, llamadas Base Operativa Mixta (BOM), que la manejan tanto el ejército como la policía federal, instaladas en Querétaro y Guanajuato.

Además, en el centro de control de operaciones en Guadalajara ha inyectado inversiones importantes para monitorear a la carga y a sus locomotoras, para detectar así cualquier detención no programada.

A su vez, se ha invertido alrededor de 50 millones de pesos mensuales (o 1.5% de sus ganancias) en personal privado para que custodie la carga de principio a fin de su traslado.

Ferromex, compañía concesionaria desde 1998 de Grupo México, cuenta con 10 mil 800 kilómetros de vías, con el que le hace poseer el 65% de participación del mercado mexicano;tiene 798 locomotores (unos 50 más están por integrarse), cuenta con servicio hacia nueve puertos del país y seis puntos de cruce con Estados Unidos.

Your email address will not be published. Required fields are marked *